Francisco Javier Expósito Lorenzo | Escritor, poeta y periodista

Blog Almario de palabras

NOTRE DAME, NOTRE DAME

 

 

 

Se incendia la catedral de Notre Dame (lo siento mucho por los franceses y los que amamos la armonía del patrimonio universal), la patria chica del jorobado, la inspiración de Víctor Hugo, el dominio de las gárgolas que me miraron a los ojos cuan Medusas, y no veo en ello sino una señal clara de la caída de símbolos que va a llegar en próximos tiempos, la caída de todo lo que creíamos eterno, inamovible, permanente en nuestra memoria...

El incendio de Notre Dame pone en jaque nuestras identificaciones con el arte, con los países, con nuestras creencias e incluso con nuestros mismos recuerdos, y nos conduce al esforzado terreno del desapego de lo creado por el ser humano, a pesar de la admiración por la belleza y la armonía que existe en cada templo construido por arquitectos que fueron maestros iniciados.

Llegan tiempos en que habrá visiones inverosimiles, caídas inesperadas de símbolos empresariales, ceremoniales, institucionales, medioambientales, cambio de cambios, poco a poco, como una erupción lenta...Notre Dame, símbolo de Europa, orgullo de París y de Francia, ya no volverá a ser lo mismo...el fuego incendia el templo mas nunca el alma, acaba con la creación más nunca con su creadora...

El fuego decae, y con él avanza la noche, que trae siempre la hora de la ceniza que fertilizará un nuevo tiempo de luz.